Libro – Minis Amigurumi

¡¡¡Hola a todos, amigurumiadictos!!!

Hoy me apetece contaros un poco sobre uno de los primeros libros que me regalaron cuando comencé a golisnear (oséase curiosear) en el mundo amigurumi. El libro es el siguiente:

Minis Amigurumi

MINIS AMIGURUMIS, de Krumbacher, R. y Bolgert, N.[Ed. El Drac]


Hace tiempo leí en algún blog que no recomendaban para nada este libro.

No obstante, al ser mis comienzos me sirvió para cojer soltura con el ganchillo, entender cómo leer los patrones en forma de gráfico (como suelen ser los japoneses), aprender otro punto que no fuera sólo el punto bajo, cambiar de color y realizar otras figuras que no fueran sólo círculos (por cierto, aquí también aprendí a hacer pompones… nunca me imaginé cómo se hacían jaja).

Por otro lado, la principal dificultad que encontré en este libro fue el momento de leer el patrón. No sigue el mismo formato en espiral, es decir en la primera vuelta hacer todo aumentos, en la seguna un punto y un aumento, en la tercera dos puntos y un aumento, etc. etc. No, en este es totalmente diferente… ¡y no hay disminuciones!, para hacer una cabeza y/o cuerpo se hace la primera mitad de la esfera, luego se hace la otra y al final coserlas juntas.

De igual modo, me resultó curioso de que en este libro te sugieran emplear una bola de porexpán como relleno (a parte del relleno tradicional para terminar de encajar la bola en el muñeco). Por aquél entonces en ningún sitio encontré dicho material… y no fue hasta casi dos años después cuando divisé algunos tamaños en una mercería cerca de la playa. Y más tarde, como si el karma estuviera jugando conmigo, los encuentro también en las tiendas que venden abalorios y bisuterías… ¡¡y hasta bolsas enormes en los chinos, con mucha más variedad que en las tiendas anteriores!!

¡Habráse visto! Cuando no lo buscas es cuando aparecen…

En relación a los muñecos, es verdad que algunos pueden ser feuchos pero… ¡¡oye!!, me han regalado el libro con mucho cariño y además, esforzando un poco la imaginación, podemos transformar estos monstruitos en algo mejor.

Por ejemplo os presento al siguiente amigote:

Vaca/Toro

Toro Mauricio

En un principio la había llamado la Vaca Lola, pero no sé por qué siempre me miraba como una loca hasta que un día me di cuenta… no tiene ubres, así que tocó llamarlo Toro Mauricio, que al probre se le quedó esos ojos por el cambio de género que le había dado sin querer (creo que ya poco a poco me está perdonando).

 

Anuncios

Aporta tus ideas :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s