Para cambiar y reengancharse: “Proyecto 365/52”

Good morning my dear ducklings!!

He de confesar, y admitir, que últimamente a consecuencia de una acumulación de circunstancias me he encontrado desganada en ocupar mi tiempo y estar al día con el blog y de otros que visito.  :/

La verdad es que todo suena a escusa, al menos a mí así lo parece.  :facepalm:

Por un lado me encuentro desmotivada en el “voluntariado” en el que estoy porque no veo que las cosas avancen. Más bien en las partes relacionadas con mi sección ya que otras de la empresa sí que están marchando a toda vela.

Por otro lado os quiero contar una historia que pasó hace un par de semanas. Por desgracia es una historia que no me gusta nada (ya una persona me lo catalogó “de película“), y me da miedo-desesperación-rabia-pena de que existan personas que hacen lo posible para “ensuciarte” la vida.

Entrando en cuestión, un día me llama la presidenta de la asociación de mi “voluntariado” para leerme un email que acababa de recibir y que quería compartirlo conmigo. Mi sorpresa fue mayúscula cuando escuchaba que me ponían verde en el mensaje.

Bueno, verde no, sino todo lo siguiente y peor que se os ocurra.

Al parecer dicha persona que escribía había sido usuaria del hotel en el que meses antes “trabajaba”, y ahí decía cosas de las que yo nunca hice y de la que tampoco recuerdo a clientes con características que la misma persona daba. Es más, la presi con lo poco que me conoce,  de todas las veces que hablamos y de las ideas aportadas, sabía que de esas cosas yo ni era capaz de hacer. Ambas nos lo tomamos a risa y supusimos que esta “persona” se equivocaba de empleado y me cogió a mí  como cabeza de turco usando mi perfil de una red social.

Lo bueno de esta situación es que la presi no pensó mal de mí, mientras que si hubiera estado yo en otra empresa mi puesto corría peligro.  😳

¡¡Pero esperen que no acaba la cosa!!

Un rato después, quizás una hora, me da por releer el mensaje (la presi me hizo un copia-pega del mismo para “enmarcarlo” en casa), y me doy cuenta de un par de cosas en las que no había caido antes.
Dicho “quejica” (por llamarlo de alguna forma) conocía detalles de mi persona que no aparecen en mis redes sociales.

¡¡Detalles extremadamente concretos!!

¡¡¡¡¡ Este “quejica” me conoce !!!!!  😯

No os imagináis los sudores fríos y el miedo que me recorrió al darme cuenta.
Esto no era un “cliente” que se quejaba… era alguien “cercano” a mi círculo personal que me estaba desprestigiando y además quería que perdiera el trabajo empleando mentiras.

Lógicamente se lo conté a la presi y desde entonces estamos al tanto, más en concreto yo (orejas de lobo alzadas ), por si vuelve a escribir o si llega algo similar.
Es más, me dediqué un par de días a modificar todos mis perfiles de las redes sociales (sobre todo los relacionados con búsqueda de trabajos), a excepción del que se “empleó” para perjudicarme, que lo doy mientras por perdido por la imposibilidad de modificar algunos parámetros.

Desde entonces estoy un poco encerrada en mí misma, sin hablar con nadie del tema (sólo con mi pareja, otro con ideas conspiradoras como yo jaja), y sin ganas de hacer algo por si “dicha persona” (¡hasta sigo siendo educada por llamarla así oye!) sigue buscando alternativas para hacerme mal.

¿Cómo es posible que exista personas así de rastreras?
Lo siento pero la humanidad da asco…  😡
¿Habéis visto el manga o ánime “Ataques a los Titanes” (“Shingeki no Kyojin“)?
La situación me lo recuerda mucho. La bondad del ser humano deja mucho que desear.  😦

Por tanto en este tiempo de “ausencia” me he dedicado a recolectar patrones de diversas índoles (amigurumi, bufandas, calcetines… entre tantos otros que llamaran la atención), limpiando enlaces de favoritos y marcadores (aún ni he terminado, y parte de los enlaces ya ni existen) y a ir a la escuela de idiomas (chaaachooooo, ¡qué duro está siendo tercero!).

Y así he estado hasta que hace pocos días me dio por cambiar de actitud, y me dije:

  • Yo he de seguir viviendo mi vida y no he de estar pendiente de los demás.
  • Si alguien me ha hecho esto significa que:
    • Estoy haciendo las cosas bien y que quien-sea está enfermo de celos y quiere verme fracasar.
    • Quien-sea no tiene vida propia, y en vez de dedicarse a mejorar lo emplea en vigilarme desde las sombras.

Jajaja Qué bien me quedó lo último. 😀
De todas maneras, analizando algunas situaciones, sospecho de quién/es puede/n haber sido, pero ante la falta de pruebas no puedo hacer nada, sino poner alguna “trampa”, esperar a que pique/n… y que todo el mundo corra y rece porque de ésta no se va/n a librar fácilmente.

Últimamente estoy mística 🌌 Será porque esto del #karma y yo estamos haciendo buenas migas 😎 #pedritaparker

A post shared by Pedrita Parker (@pedritaparker) on

 

Por tanto,
¿qué he pensado para reencontrarme a mí misma,
y de paso reengancharme al blog?

Una de las cosas que me gusta es jugar con la cámara de fotos (¡sacando fotos!, no dándole patadas como a una pelota, ¡mal pensados!), y cuando salgo por ahí pues lanzo algún disparo. Bueno, cuando la llevo encima, y si no recurro al smartphone. 😛

Mis cámaras no son nada profesionales sino a nivel usuario.
Por un lado tengo una de la marca Olympus, ya tiene casi 10 años (creo) y va a pilas, y otra que compré hace un par de años, una Pentax deportiva (esas de las que te puedes tirar por el barranco o meterte en el agua). Con ambas he sacado muy buenas fotos, y lo que más me encanta es el conseguir el efecto macro, esas imágenes en la que captas los detalles minúsculos del objetivo.

Así es que…
¿Alguien conoce el Proyecto 365?
¿O su versión sencilla Proyecto 52?

Es un proyecto anual denominado algo así como: 1 año en fotos, en la que simplemente se trata de realizar fotografías diariamente (P.365).

Conociéndome que el reto diario no lo conseguiré ni de coña (no por la persistencia, sino porque puede surgir cualquier cosa -como un trabajo- y quitaría más tiempo), pues voy a optar por el P.52, que sencillamente es sacar una foto semanal y la publicaré aquí en el blog (o enlazada con otra red social como puede ser por ejemplo Instagram).

Me parece que es una idea genial para coger el gusto a la fotografía y familiarizarme aún más con la cámara de fotos y emplear todos los filtros, modalidades y demás recursos que posea (hasta el otro día descubrí un par de cosas que ni sabía que tenía la cam.deportiva jaja 😆 ).

En este caso emplearé cualquier cámara de fotos (las nombradas con anterioridad, la que alguien me pueda prestar en algún momento, o mi smartphone -¡que también se puede conseguir buenas fotos!-).
Mi temática será libre, cualquier cosa que me parezca ideal inmortalizar foto. Por ejemplo, amigurumi, flores, tiempo, concierto musical, animales, vehículos…
Eso sí, intentaré (por privacidad) no sacar retratos o fotos grupales, y si se da el caso estampita en la cara.   🐱
Por tanto, los únicos momentos en que veréis mis fotos editadas (photoshop, paint…) será para ocultar caras, poner alguna firma, marca o representación de que fui yo, y redimensión del tamaño de las fotos. Lo siento mucho pero sé que rulan muchos ladrones de imágenes, así que en medida de lo posible serán posteadas (o reenlazadas de otra red) imágenes pequeñas para mostrar sólo el trabajo realizado.

Cúmulo de #estrellas caídas en planeta Tierra. ✨✨✨ #naturaleza

A post shared by Patito Guerrillero (@patito__g) on

 

¿Alguien ha realizado alguna vez este tipo de proyecto fotográfico?
¿Tenéis otras ideas de proyectos?
¿Y proyectos no fotográficos?

Espero vuestros comentarios  🙂

Anuncios

Aporta tus ideas :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s